lunes, abril 21, 2008

VáMoNoS dE PeScA

A petición popular (me recordaron esta anecdota el sabado por la noche)....y por que me sale de los cojones un nuevo espisodio de EL ANECDOTARIO ARDACHO.....

STARRING
Rubén Martínez Gimenez "Mimo", "Rubito", "P.R.", etc...

ALSO STARRING
Jose Alfonso Pastor Mártinez "Sifo", "Chifli", "Maldito cabro".

GUEST STAR
Sapo Bufonidae, "Ranita".

La anécdota que me dispongo a contaros se remonta algunos años atrás, cuando todo era más fácil. Era, si no la primera, de las primeras acampadas en pascuas y ya se sabe, todos felices: 5 días sin aguantar a tus viejos, haciendo lo que te da la gana, poniéndote hasta arriba sin miedo, descuidando totalmente hasta la más básica higiene personal y en general disfrutando de nuevas experiencias (je je).
Estábamos en el “Punto de agua”, cerca de Fuente Muñoz y Benagéber, las tiendas plantadas, el alcohol corriendo por las venas y los ánimos a tope.
Una mañana decidimos irnos a pescar al pantano, bueno el único que iba a pescar algo era el Sifo, pues era el único que llevaba los aparejos, pero claro sus alegres compañeros no iban a dejarlo solo. Sí maldita sea, éramos capaces de pegarnos semejante caminata únicamente para ver pescar a un colega, la única condición era preparar unos litricos de calixto, cervecicas, algo fumable y todo era posible, ¡¡qué demonios si había priba éramos capaces hasta de ir a la ópera!!.
En el camino nuestro bienamado amigo e indiscutible rey del anecdotario, el Mimo, encontró a una nueva amiga, o amigo, por que el dirá que era una ranita pero para mi que era un sapo con un par de cojones, aunque eso es lo de menos.
Todos los que conocemos bien al Rubio sabemos de su gran conciencia social, de ahí que no nos sorprendiera que decidiera adoptar al pequeño e indefenso (por no añadir asqueroso) animalejo. Se respiraba amor por doquier, el Mimo miraba su ranita con sus ojitos de sapo y la ranita…la ranita no sabía donde mirar.
En estas que llegamos a nuestro destino y lo típico: nosotros a nuestra faena; beber, fumar...y el Chifli a lo suyo, que si preparo el hilo, el anzuelo, dame una birra,...

- David, no te comas el cebo¡¡¡
- Es que tengo hambre....

Bueno los que seáis pescadores sabréis de que va esto, por que yo ni papa. Y a estas el Rubén a lo suyo:

- Ranita bonita, quién te quiere a ti....? (pregunta retórica, por favor no contestar en casa)

Mientras, el Sifo ha preparado todo y se encuentra de pie frente a la orilla del pantano, con la mirada perdida en el horizonte, como desafiando no se sabe bien si al pantano o a los propios peces, gesto muy característico en él. Los que le conocemos bien sabemos que cuando pone esa mirada se masca la tragedia y más aun si esta el Rubito de por medio. Sifo se prepara para el lanzamiento, toma aire, chupandose un dedo y colocandolo al aire calcula la velocidad y dirección del viento, ángulo de trayectoria (flipao que es el Sifo ¿no?), echa atrás la caña y con fuerza tira de ella lanzando el hilo hacia el pantano. Justo en ese momento el Mimo…

- No te preocupes ranita bonita, que te voy a hacer un chalet con piscina, ranitaaaaaahhhhh¡¡¡

La escena era para verla, el Sifo dando tirones:

- Me cago en la puta, pos no se me ha enganchao la mierda el anzuelo. Ummmmm¡¡¡

Y el Rubén detrás con el anzuelo enganchado en el labio:

- No tides jabron, paraaaaaahhhh¡¡ que lo shevo enganshao¡¡¡¡

Sí queridos amigos, la escena era dantesca. El Sifo con la caña en la mano arrastrando al Mimo hacia delante con el anzuelo atravesado en el labio (vaya careto), nosotros no sabíamos que hacer, ahora nos reimos, pero entonces…entonces también. Y es que eso si era una buena pieza, un besugo de 80 kilos, y es que solo al Mimo se le ocurre ponerse detrás de alguien que esta a punto de lanzar la caña. De verdad que por mucho que hablemos no os podeis hacer una idea del lio que teníamos montao.

En esta historia ningún pez sufrió daño alguno. No así la ranita, que psicológicamente quedo hecha polvo, con secuelas que seguro aún perduran, y es que amigos como podéis comprobar el Rubio marca.

Algunos de los miembros más ilustres de la peña pueden dar fe de que los diálogos son, si bien algo absurdos, totalmente verídicos. Y es que como ya sabemos todos con el Mimo cerca la realidad supera con creces a la ficción.






Esto fue lo que la ranita le dejo al Rubio, supongo que para fecundarlo....aunque Ruben nunca supo bién que hacer con ello y se lo untó en una tostada.

1 comentario:

Notebooks dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Notebook, I hope you enjoy. The address is http://notebooks-brasil.blogspot.com. A hug.