jueves, noviembre 27, 2008

Historias de la Puta Vida (Obsesiones)

No solía ponerse nervioso, y ahora tampoco. Saltó del sofá dejando tras de si un reguero de migas y se encamino hacia el baño. Un pedo huyó de su cuerpo mientras orinaba y acto seguido convino que antes de la cita seria prudente aliviar su esfínter. Sentado en la taza y acompañado del concierto en flato menor que salía de su cuerpo, pensó en ducharse mientras ojeaba una revista, pero ya era seguro que llegaría tarde por lo que optó por un polaco….cara, culo y sobaco. Se peino con raya al lado, dominando su ensortijado pelo con una cantidad de colonia que sin duda no dejaría indiferente a su cita.

Entró en su cuarto y empezó a rebuscar en el montón de las camisetas, husmeándolas en busca de una que todavía no oliera a mojama. Como no la encontró se puso una recién sacada del cajón pero un pelín arrugada con el eslogan “MI OTRA CAMISETA ES LA LIMPIA” dejando a un lado otra en la que se podía leer “SI NO SOY CURRO JIMENEZ, POR QUE TENGO ESTE TRABUCO??” y que no le pareció apropiada para la ocasión…..voy hecho un pincel.

Escalera abajo no paraba de recordar lo astuto que había sido, apenas podía creer que estuviera apunto de caer en sus brazos. Ya en la calle fue en busca de la parada de autobús…..el 40, perfecto….se subió y bajo tras la cuarta parada sin haber dejado sentarse ni a la señora con el niño incordio ni al señor mayor que había pagado el billete con calderilla. Justo enfrente estaba la cafetería donde había quedado con Perséfone21, fue hacia el kiosco que quedaba justo a la derecha de esta, compró un tubo de pastillas de menta y un rasca de la O.N.C.E sin suerte que tiró a la papelera que había en la puerta del kiosco para después engullir un caramelo y tirar el envoltorio al suelo de la cafetería.

Se quedo un instante de pie en la puerta, observando a todos los presentes: al viejo de la barra que bebía su carajillo sin levantar la cabeza seguramente hundida por el peso de los años y la vida, a la camarera cincuentona que limpiaba la vitrina vacía de alimentos y al tipo que con los ojos inyectados en sangre intimaba con la maquina tragaperras. No había llegado. Se acerco a la barra y con una amplia sonrisa le dijo a la camarera

- Hola, buenos días.
- Que quieres chaval???
- Tengo una cita…..con una chica
- añadió por lo bajini.
- Me alegro – le pareció que adivinar cierto sarcasmo – Y vas a tomar algo o la vas a esperar en la puta calle?? – Aquí es donde se dio cuenta que había confundido sarcasmo con amargura.
- Dame una bolsa de Ruffles Jamón, creo que la esperare en la calle.
- Me estas tomando el pelo niñ…-

En ese momento se oyó el tintineo de la campana que indicaba la entrada de un nuevo cliente, Marcos se dio la vuelta y vio a una chica con aspecto tímido y vestida muy austeramente que sostenía un ejemplar de la revista Hobby Consolas mientras esta no quitaba ojo del paquete de Menttos que había comprado en el kiosco hacia un rato.

- Hola, soy Thor368. Eres Perséfone21, verdad? Te he reconocido por la revista.
- Nos sentamos?

Acomodados en una mesa Perséfone21 pidió un café con leche y lo bebió a sorbitos mientras Thor368 comía sus patatas ruidosamente y dejaba rastro de migas en la mesa. Entre tanto, el tipo a una máquina tragaperras pegado buscaba nerviosamente monedas sueltas en su bolsillo sin parar de girar su muñeca izquierda para comprobar en su reloj que se le hacia tarde.

- Lo has traído?- Preguntó ansioso Thor368
- Si – Dijo ella mientras metía la mano en el enorme bolso que había traído y sacaba un bulto envuelto en un papel marrón bastante basto.

Marcos cogió el paquete como el que coge un bebe recién nacido mientras su cara irradiaba una felicidad que no había tenido desde que con diez años había abierto su regalo de cumpleaños y encontrado su Spectrum 128k. Lo dejo sobre la mesa con sumo cuidado y empezó a desenvolver el papel que lo cubría. Dentro estaba aquello por lo que había pasado noches enteras sin dormir, navegando por internet tratando de localizar aquello que culminaría su gran y única colección, una figura de un Samurai vestido con la armadura en la cual George Lucas se había inspirado para la creación de su personaje Darth Vader.

Penélope miraba a aquel desaliñado chico con expresión de bobo que sentado frente a ella llevaba a cabo una especie de ritual y sentía que la emoción que experimentaban ambos era de la misma intensidad pero lamentablemente para ella por diferentes motivos. Tras el primer ruido que escucho giró la cabeza y vio como el tipo de los dedos amarillos movía la máquina a la que estaba jugando y palpaba la parte trasera de esta.

- Bueno – Dijo Marcos – pues me tengo que ir, aquí tienes lo tuyo – mientras le entregaba un sobre – Cuéntalo.
- No vas a tomar nada? – dijo ella sin mirar el sobre que le había puesto prácticamente en la mano.
- Ya he comido papas y tengo algo de prisa…..bueno en realidad no tengo nada que hacer pero estoy deseando colocar esta joya en mi estantería.
- Ah, vale.

Marcos estaba de pie, preparado para marcharse pero algo le forzó a dejarse caer sobre su asiento y pedir un Nestea. Al caer vio como aquel tipo adicto a las cerezas pasaba por su lado enrollando un cable que después metió en su bolsillo.

- Y a que te dedicas????
- Soy probador de juegos…..digamos que me paso el día jugando y luego les digo la mierda que han hecho, por que tela con los jueguecitos que están sacando últimamente….ah¡¡ y también de vez en cuando escribo artículos para esta revista
– señalo la revista que Persefone21 había traído para que él la reconociera – Y tu???
- Soy tanatopractora.
- Ummm
– gruño mientras sorbía de la lata – interesante.
- No tienes ni idea de lo que es, verdad?
- Pues si te soy sincero, no.
- Básicamente consiste en preparar y conservar a los difuntos para presentarlos a sus familiares antes del entierro, en el tanatorio.
- Coño, que interesante. Una duda, siempre he oído eso de que a los cadáveres se les relaja el esfínter, es eso cierto?
- Si te refieres a que si alguno se me ha cagado, no. Al tanatorio los traen cuando ya se les ha practicado la autopsia y nosotros únicamente nos dedicamos a limpiarlo, maquillarlo y vestirlo para el último adiós.
- Como cuando eras pequeña y jugabas con muñequitas.
- Es una forma de verlo
– En ese instante se dio cuenta de que no iba a llegar a ningún sitio - Oye, no quiero resultar maleducada pero es mi día libre y quisiera hacer un montón de cosas, me voy a marchar. Adiós, ha sido un placer – lo dijo mientras recogía su sobre lo introducía en el enorme bolso de cuero cuarteado y se levantaba dejando en el plato del café un billete de 10 euros que sin duda llegaría a pagar lo que habían consumido los dos.

Se encogió de hombros sin darle más importancia y soltó un gruñido a modo de adiós. Cuando Penélope dejo la cafetería la puerta no se llegó a cerrar para dejar paso a aquel extraño hombre con una obsesión en la cabeza y un cable en su bolsillo izquierdo. Marcos desenvolvió el paquete nuevamente y se quedo observando la figurita con el rostro embelesado. Un sol muy agradable calentaba la cara de Marcos a través del ventanal y todo pareció perder importancia, ni siquiera oyó la música de premio y el repicar de monedas cayendo en la cajonera de la maquina tragaperras.

13 comentarios:

Sarinha dijo...

Vaya personajes más extraños... qué secos!! Ni una triste conversación... No conocía esta faceta tuya de inventar historias, o está basado en hechos reales??
Un besito!!

VolVoreta dijo...

La historia me ha gustado.Está muy bien redactado y es original...aunque enterarme de la profesión de ésta mujer me ha dejado un poso...no encuentro la palabra...con cualquier otra profesión me hubiese encantado, aunque reconozco que quizás "ese" sea el toque fuerte del relato.
Anímate a más (relatos).
Un beso Rey.

rosita dijo...

la verdad es que esta chula, me he reido con lo de las camisetas y la historia es muy real, cuantos frikis de esse tipo estarems vagando por estos mundos??????

KIKELIN dijo...

De verdad que a mi también me ha impresionado. La descripción de los personajes del bar es genial. Pero con el tema de las camisetas y el olor a mojama, jajaja, me he partido!

Takeshi dijo...

Hombre Danito, un relato corto de los tuyos, demasiado escatológico para mi gusto. Además tu obsesión hacia los frikis y su higiene corporal no puede ser buena, háztelo mirar.
Te recomiendo la serie The Big Bang Theory, que jartá a reir oigan.

Takeshi dijo...

Concretamente
http://www.megavideo.com/?s=seriesyonkis&v=K3L6MIS9&confirmed=

darkmanburt dijo...

La proxima vez relato pal mosquitero.
Me ha gustado mucho.jejeje

Cyrano dijo...

que wapo tio...
LO delas camisetas es cojonudo y que me dices del 'polaco'...jajaja
la mare q te parió...
Un abrazo.

Tashano dijo...

Muy buena, yuo es que esto casi lo vivo cada día, mi hija es una friki de los ordenadores, los juegos Estudia Japones en la universidad, y casi todos sus amigos son frikis, eso si la mía es limpia, pero muy desordenada también,por cierto su amigo dani que es como una montaña de grande y muy, muy Gótico es maquillador de muertos, así que la historia no es tan irreal.

Un besazo

DaniBai dijo...

de follar ni hablamos no?? jajajaja buenísima la historia ... lo del polaco me ha tocao el alma jajajaja

un saludo monstruooooooooo

senovilla dijo...

Que historia, lo dicho por alguno la próxima para el concurso del mosquitero.

Saludos Cordiales.

esgrasiao dijo...

vaya historia...solo le falta un pequeño toque de mala suerte...

el marido de la portera dijo...

Es una pena que esta historia esté fuera del concurso de los relatos. En realidad todos somos un poco frikis.

Un saludo